Conocer chicos suecos poliamoroso

He tenido la gran fortuna de conocer hermosas ciudades y paisajes de los países nórdicos de Europa. En buena medida esto se debe a la tarea informativa de los medios de comunicación, así como las frecuentes referencias que hacen diversos actores políticos poniendo a estos países como los ejemplos a seguir. En efecto, es a estos países a los que miramos cuando queremos mejorar los sistemas educativos, ellos suelen ser también los referentes en materia de conciliación laboral, de derechos sociales e incluso de políticas de asilo y migración. Por el contrario, algunos retardatarios -en el colmo de su impostura- acogerían e incluso verían con buenos ojos la desigualdad a la que consideran la condición de posibilidad para tener una economía genuinamente libre y digna de los seres humanos. No se puede ser tan cruel, piensan muchos que tienen esta quimera mental en su cabeza, de pensar que el estado debe estar ausente para tener economías libres, y allí tenemos estos países nórdicos para demostrar lo contrario: que se puede vivir bien, en la abundancia, gracias a un estado fuerte que provee las bases económicas para equilibrar la balanza.

Menú de navegación

Amanda Lundeteg, quien a los 32 abriles ya dirige su propia compañía, es en cierto sentido un ejemplo de la igualdad de género en Suecia. Tiene un título universitario en economía empresarial, empezó su carrera en economía y ya ha sido miembro de tres juntas directivas diferentes. Y las guarderías también son generosamente subsidiadas por el Estado. Pero Lundeteg sostiene que Suecia es mucho menos progresista de lo que muchos podrían pensar.

Otras Noticias de InterÉs

El estudio internacional se ha servido de una muestra de 5. Tal y como hemos contado en un moderno artículo, en Estados Unidos la localidad actual se muestra menos liberal por lo que respecta a las primeras citas en comparación con lo que sucedía hace una década. Francia, Dinamarca y Noruega son los tres países en los que ellas se muestran menos reticentes a la hora de acabar la primera noche en los brazos de su nuevo amante. Las mujeres de estos tres países afirman que no acuden a la alusión con la expectativa de tener amistades sexuales y que la decisión definitiva la toman a lo largo de la velada, dependiendo de cómo se haya ido desarrollando. En el lado opuesto de los países de levante estudio se hayan las mujeres polacas. Lo que cuenta es si la pareja se gusta y si se sienten atraídos mutuamente. Cuando la ebullición sexual existe, esta se puede girar en contra si no se consuma y conducir a los amantes a racionalizar y analizar obsesivamente por qué no sucede. Al final de la noche el factor clave no es el sexo en sí, sino el interés hacia la otra persona.


431432433434435436437438439