Conocer mucha gente conocers

Esclavos y cautivos En su tiempo, la esclavitud coexistía con otra sumisión violenta que también eliminaba toda capacidad jurídica del individuo: el cautiverio; pero de él podía salirse y recobrar la libertad pagando un rescate, como le pasó a él mismo, que vivió cautivo entre y antes de ser rescatado por los Trinitarios. Sin el pago del rescate el cautivo se convertía en esclavo, y este era el temor existente en gran parte de la sociedad cristiana, sobre todo la que vivía en zonas costeras o la que practicaba actividades marinas, porque el corso y la piratería de turcos y berberiscos les llevaba a atacar embarcaciones y recorrer costas, y las presas capturadas se convertían en cautivos, aptos para la negociación de un rescate. Y esta misma idea se vuelve a repetir en Los trabajos de Persiles y Segismunda, aludiendo a las vueltas que puede dar la vida: hoy se es libre y feliz y mañana uno puede encontrarse en los peores momentos de su existencia. Idéntica situación podría aplicarse a los negroafricanos, a los que particularmente dedicamos estas líneas. La mayor parte de ellos estarían en sus aldeas pasando su vida tranquilamente, hasta que se vieron arrebatados de su entorno y trasladados con violencia a los buques que los traían a España o los llevaban a América. En las licencias fueron sustituidas por el asiento, que era un contrato exclusivo de importación de negros en nuestras colonias por un tiempo determinado y a cambio de una cantidad de dinero. De la realidad a los libros En tiempos de El Quijote se había impuesto el segundo método, y así se reflejó en el episodio en el que a Sancho se le prometió parte del reino de Micomicón, en alguna parte de Guinea.

Te espero aquí

Muere lentamente quien se transforma en prisionero del habito, repitiendo todos los días los mismos trayectos, quien no cambia de marca, no arriesga vestir un color nuevo y no le deje a quien no conoce. Muere pausadamente quien hace de la televisión su guía. Muere lentamente quien evita una pasión, quien prefiere el negro sobre blanco y los puntos sobre las ies a un remolino de emociones, justamente las que rescatan el brillo de los ojos, sonrisas de los bostezos, corazones a los tropiezos y sentimientos. Muere lentamente quien destruye su amor propio, quien no se deja ayudar. Muere lentamente, quien abandonando un proyecto antes de iniciarlo, no preguntando de un asunto que desconoce o no respondiendo cuando le indagan sobre algo que sabe. Evitemos la asesinato en suaves cuotas, recordando siempre que estar vivo exige un esfuerzo abundante mayor que el simple hecho de respirar. Este sentimiento nos produce gran placer, hasta la química de nuestro cuerpo cambia, dentro de él se producen unas sustancias llamadas endorfinas.

Navegador de artículos

El trabajo del esclavo. Dublín Los esclavos se adquirían para manifestar el boato y la riqueza de una andoba pero también para servir y trabajar. Esta era su principal función y necesariamente debían cumplirla.


484485486487488489490491492